Cultura del té árabe

El té se suele preparar a cualquier hora del día y por norma general antes y después de las comidas. Pero, conozcamos un poco más sobre la cultura del té árabe.


El té llega a Marruecos de la mano de los británicos hacia el siglo XIX, cuando estos estaban buscando nuevos mercados para este producto, procedente de sus cultivos en las colonias de la India.

Para la cultura árabe, el té es una parte muy importante de la misma y se consume ampliamente en los países del Magreb y sobre todo en Marruecos. Siendo este, uno de los mayores importadores de té.

Es costumbre que el té sea preparado por los hombres (generalmente por el cabeza de familia).

Los árabes, consumen el té durante todo el día y es muy popular ofrecer té, para ellos, es un signo de amistad, de hospitalidad, se toma en reuniones sociales y antes de iniciar algún negocio. Rechazar un vasito de té, es un acto de falta de cortesía, ¡además como rechazarlo si está tan rico!.

Suelen usar el té verde chino de la variedad de Gunpowder o Chu mee, que lo mezclan con sus infusiones habituales: menta, hierbabuena, hierba luisa o absenta (ajenjo) y mucha azúcar.

En Marruecos, se prepara el té con el agua hirviendo (e incluso se puede llegar a poner las hojas a modo de cocción), un buen manojo de hierbabuena o menta y mucha azúcar.

Se prepara en tetera y se sirve en unos vasitos de vidrio de colores, escanciándolo desde cierta altura, a modo de que el vaso presente una ligera espuma, así el té se oxigena y se potencia el sabor. Se sirve muy caliente.

Dependiendo de la zona, puede haber variaciones en su preparación y hasta en el modo de servirlo. En Túnez por ejemplo, se le pone una cantidad de piñones y en las zonas más cercanas al Mediterráneo, se le agrega flores de azahar o de rosas, dejando un exquisito aroma.

Para contrarrestar el amargor de la preparación, se le añade mucha azúcar.

Una tradición dice que el té debe servirse tres veces: el primer vaso es «amargo como la vida»; el segundo, «fuerte como el amor» y el último «dulce como la muerte».


COMO PREPARAR UN BUEN TÉ CON MENTA

  • Colocamos un cazo al fuego con un litro de agua. 
  • Cogemos la menta fresca y la troceamos en su totalidad. Reservando unas hojas sueltas para la decoración.
  • Echamos en el agua caliente una cucharada de nuestro té verde y las hojas de menta fresca troceadas
  • Cocinamos al fuego durante un minuto,  removemos e incorporamos aprox. seis cucharadas de azúcar por cada litro de agua.
  • Dejamos en el fuego hasta que hierva. Vertemos el té en la tetera en la que habíamos añadido las hojas de menta fresca restantes.
  • Servimos nuestro té moruno de menta escanciándolo tres veces.

Consulta muchas más recetas con té en nuestro blog. También puedes consultar nuestro Catálogo de tés.

Te esperamos en www.bonisimo.es


¡Hasta pronto!

Productos relacionados con este artículo

Té moruno

Té moruno

Precio 2,50 €
Té verde con menta

Té verde con menta

Precio 2,75 €
Té verde Gunpowder

Té verde Gunpowder

Precio 3,19 €

En la web de Tiendas Bonisimo utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.